lunes, 13 de abril de 2009

Un restaurante para "solos"



- Hola, buenas tardes, quería una mesa- ¿Para cuantos?
- Eh... para mí. Para mí sólo.


Por lo general un restaurante es un lugar social, para ir en grupo o en pareja, pero rara vez vemos a alguien pedir una mesa para él sólo. Una de las principales razones por las cuales uno no va sólo a un restaurante es precisamente para que no lo miren como a un "bicho raro".


No es difícil ver trabajadores que a mediodía comen de menú, juntos o solos; sin embargo, no es tan fácil ver personas solas cenando en un buen restaurante.

Es precisamente en este último punto dónde se encuentra la clave de un nuevo negocio: "Un restaurante para solos", un lugar donde poder degustar la buena cocina sin "tener que" ir acompañado. Es más, en este lugar "sólo se admitirían personas que vayan solas", no se permitiría la entrada a parejas ni a grupos.

Pero... ¿Tendría público este restaurante? ¿Cual sería el perfil del cliente?
No pensemos que el cliente de un sitio así se reduciría al conjunto de personas "poco sociables" o que no gustan de la compañía de otras personas, ni mucho menos. Un local así, sería una mezcla entre el ambiente tranquilo y apacible de un café, o incluso una biblioteca (donde la gente no va a hablar entre sí, consiguiéndose evitar el típico murmullo o cuchicheo continuo que reina en todo restaurante), y un entorno culinario. Se consigue, además, que la persona que va a cenar sola, no se vea "acosada" por los ojos incriminatorios del resto del aforo.

En resumen, habremos conseguido un tipo de restaurante que no se funda en un ambiente social, sino individual. Un lugar al que apetece a ir a cualquiera que en determinados momentos quiera estar solo, tranquilo, con sigo mismo, y además, ¡quiera cenar!

Sería un lugar con características exclusivas para personas "solas". Por ejemplo, podría ir uno a leer el periódico o a leer un libro; o bien, escuchar música en su iPod; o quizás navegar por Internet; o porqué no, terminar en su portátil la presentación del lunes, etc... y todo ello, mientras se degusta una buena cena en una mesa individual (por supuesto!).

Esto no es más que la punta del Iceberg, ahora te toca a ti personalizar la idea y hacerla tuya. ¡Suerte!
.

1 comentario:

  1. Me parece q podría funcionar. !Exitos! para quien se anime a emprender esta idea.

    ResponderEliminar

Déjanos tu impresión sobre este artículo

Entradas recientes